Esta vez nos hemos decantado por Halt and catch fire, no tanto para ver durante un fin de semana, sino como serie de cabecera. La intención es ver la serie completa, pero iré haciendo reseña cuando terminemos cada temporada y una última al terminar la serie.

Os pongo en situación, empezando por los personajes: Gordon es un ingeniero que trabaja en una empresa de productos informáticos llamada Cardiff Electric. Joe es un antiguo directivo de ventas de IBM que llega a la empresa con la promesa de relanzar sus beneficios. Cameron es una programadora brillante que aún está en la universidad y que cree que todo lo que se utiliza hoy en día en los ordenadores es arcaico. Donna es la mujer de Gordon, y a su vez ingeniera. Los tres primeros, con la ayuda de Donna, van a revolucionar el mundo de los ordenadores con su “nueva” idea. Y toda la historia está ambientada en Texas, en la década de los años 80.

Si ya has visto Halt and catch fire te habrás dado cuenta de que he querido hacer una sinopsis simple. Nada que ver con lo que en realidad es la serie, que teje una red de ideas, intenciones, emociones, acciones y situaciones perfecta, pero complicadísima.

Gordon, Cameron y Joe en Halt and catch fire

Eso es una de las cosas que más me han gustado. Muchas series intentan crear historias complicadas en contextos muy simples, con la esperanza de que el espectador no haga más preguntas de las necesarias. Sin embargo, en Halt and catch fire te proponen historias simples en contextos muy detallados, que hacen precisamente que no dudes de la información que te dan. No hay lugar a preguntas, ya tienes bastante en lo que pensar.

Esta primera temporada de Halt and catch fire juega constantemente con la contraposición entre futuro y pasado. El futuro representado por Cameron, que quiere innovar y desarrollar ideas nuevas; el pasado encarnado por Gordon, que quiere crear algo propiamente suyo, pero no necesariamente nuevo. También podría entenderse como la lucha entre el progresismo y conservadurismo, lo nuevo y lo antiguo, lo malo conocido y lo bueno por conocer, si nos ponemos.

El personaje de Joe es a la vez instigador y estabilizador. Instigador pues es, además de  quien prende la mecha, el que da cuerda a todo el mundo, el que pone palabras a las ideas; estabilizador porque es el que toma las dos perspectivas y escoge de cada una la mejor opción para el producto.

Donna y Gordon en Halt and catch fire

Claro, se podría pensar que el tema principal de esta serie es el producto: un ordenador personal. Sin embargo, creo que el quid de Halt and catch fire es el desarrollo personal y emocional de sus protagonistas. A pesar de que Donna es supuestamente un personaje secundario, creo que es la cuarta protagonista en una de las historias con las que más he empatizado y más valor aporta a la serie.

No voy a contaros cómo se desarrolla la vida de nuestros cuatro protagonistas, pero si os voy a decir que es la razón principal para ver esta serie. El caso es que la mayoría me han caído mal, terriblemente mal. Pero me han hecho sentir tantas emociones, revolverme tanto en mi asiento y gritar tanto a la tele… Creo que al final es lo que la hace tan buena.

Como detalle, me gustaría comentar que aunque esté ambientada en una época sobradamente machista la mayoría de veces que se han hecho comentarios o actos al respecto se ha dado una respuesta de vuelta. Además, también ha habido un huequito para la homosexualidad. Lo que más me ha gustado en ese sentido, es que pese a estar reivindicando un hueco en un mundo machista y homófobo, se haya tratado como un tema más, sutil pero presente. Que no esté metido con calzador, ni se le dé un protagonismo sin sentido.

Cameron en Halt and catch fire

Conclusión: la primera temporada de Halt and catch fire  me ha parecido sobresaliente. Una rara avis. Ojalá las siguientes temporadas sean la mitad de buenas.

Finalmente, para aquellos que hayan visto Silicon Valley, deciros que le he encontrado bastante similitud. Obviamente no ha sido en la época (porque Halt and catch fire está ambientada en los 80 y Silicon Valley en el presente) pero sí en la forma tan penosa que tienen sus protagonistas de enfrentar la realidad. La estúpida toma de decisiones que precede a cada  gran fracaso. Sobre todo en el personaje de Gordon que, a pesar de ser el “bueno”, me ha caído fatal.

¿Vosotros la habéis visto ya? ¿No os parece una maravilla?

👉 Echa un ojo a Two weeks to live

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales