Una tarde de domingo es lo que tardé en ver Dash y Lily, una comedia romántica de temática navideña, cargadita de hormonas adolescentes. Ya os conté en la reseña de Amor de Calendario que con el tema navideño y las comedias románticas tengo una relación de amor-odio… Bueno, pues con Dash y Lily ¡todo es amor!

A ver, os cuento: Dash es un quisquilloso que odia la Navidad. Lily es una optimista que adora la Navidad. Y ambos son bastante peculiares y solitarios. Para solucionar esto último, al hermano de Lily se le ocurre un juego: crear una serie de retos que solo alguien afín a Lily conseguiría descifrar, escribirlos en un cuaderno rojo con el título Do you dare to…? y esconderlo en la librería Stand para que alguien lo encuentre… Y la historia entre Dash y Lily, ¡en la serie la descubrirás!

Como habéis podido deducir, algunos clichés ya tiene. Sin embargo, con un guion mucho más alineado con la actualidad en el tema romántico (no somos princesas, no pedir perdón por cosas estúpidas… etc.) a mí me ha ganado. Sus ocho capítulos, de 25 minutos cada uno, son apenas un bocado, sabe a poquísimo.

Es una serie muy entretenida, de ritmo ágil y estilo liviano, y aun así consigue dejar alguna que otra moraleja. De hecho, me apunté una frase de Mrs Basile (la tia de Lily) que me pareció épica: “Justifica tus limitaciones y te quedarás con ellas”. Oigan, esto es pura filosofía de vida.

Aunque tiene ese toque de “creer en la navidad” que podría hacerla un poco tonta, desde mi punto de vista es ñoña en su justa medida. Tiene algunos momentos que podrían estar sacados de una peli de Disney. Por suerte, son pocos y están contados. Para equilibrar también tiene pequeños guiños gamberros. Es una serie bastante equilibrada en este sentido.

Si tuviera que compararla con algo que haya visto antes, sería una especie de Nick y Nora, una noche de música y amor, pero un poco más casta y en vez de una noche, digamos una semana.

Sin duda, hay dos personajes que me han cautivado. Mis favoritos:

Boomer, el mejor amigo de Dash

Es el típico amigo majo. Que te escucha, te ayuda, es divertido… ¡qué es buena gente! Con él me he reído bastante, sobretodo en un momento mágico, con un jersey navideño que decía: yippee ki-yay mother f#u!%er y que solo los fans de la Jungla de Cristal podían entender. Para los no tan fans:

A parte de esto, tiene el mejor trabajo del mundo. ¡Trabaja en una pizzería-videoclub! ¡Mi sueño hecho realidad!

Mrs Basile, la tía de Lily

Una de las cosas más curiosas de Lily es su vestuario, que se diseña ella misma. Bueno, pues es gracias a esta señora maravillosa, que tiene muchísima experiencia vital y que básicamente se dedica a intentar ayudar a Lily a vivir. Es una artista. Ojalá haber tenido una tía igual que ella.

Lo único de toda la serie que me resultaba imposible creer es que unos adolescentes de 17 años se pasen Nochebuena solos. De verdad, cero supervisión familiar. Entiendo que esto puede tener que ver con la diferencia entre el mundo anglosajón y el español, porque aquí disfrutamos la Nochebuena en familia y jamás estaríamos solos en esas fechas.

Por todo lo demás, creo que no ha habido nada que no me haya gustado. Aunque obviamente podría discutir hasta el infinito algunas de las decisiones de nuestros protagonistas. ¿Y quién no?

Tanto me ha gustado que me ha dado ganas de un poco de curioseo y he buscado todas las peculiaridades que rodean la serie. También me ha dado tiempo a apuntar todos los libros de la serie. Algo habitual en mí, a estas alturas.

¡Vedla!

4 comentarios en “Dash y Lily, una historia de amor navideña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales